El Código Genético

El código genético es el conjunto de reglas que define cómo se traduce una secuencia de nucleótidos en el ARNm a una secuencia de aminoácidos en una proteína. Este código es universal y se encuentra conservado en todos los organismos vivos (con pequeñas excepciones). La información genética para el ensamblaje de aminoácidos se encuentra almacenada en pequeñas secuencias de tres nucleótidos que en el ARNm se denominan codones. Cada codón representa uno de los veinte aminoácidos empleados en la fabricación de proteínas. El código se representa en una tabla que identifica el aminoácido codificado por cada codón. El número de codones posibles es 64, de los cuales 61 codifican aminoácidos (siendo además uno de ellos el codón de inicio, AUG) y los tres restantes son sitios de parada (UAA, UAG, UGA).

Código genético

Además de estos 20 aminoácidos clásicos, existen otros dos cuyo descubrimiento fue relativamente reciente: selenocisteína (Sec, U) y pirrolisina (Pyl, O). En ambos casos, vienen codificados por codones que habitualmente son de finalización de la traducción: UGA y UAG, respectivamente.

Los aminoácidos que no pueden ser sintetizados por el organismo y deben incorporarse con la dieta se denominan esenciales. Por el contrario, a aquellos aminoácidos que el organismo es capaz de sintetizar por sí mismo se les denomina no esenciales.

Esenciales No esenciales
Valina (Val, V)
Leucina (Leu, L)
Treonina (Thr, T)
Lisina (Lys, K)
Triptófano (Trp, W)
Histidina (His, H)
Fenilalanina (Phe, F)
Isoleucina (Ile, I)
Arginina (Arg, R)
Metionina (Met, M)
Alanina (Ala, A)
Prolina (Pro, P)
Glicina (Gly, G)
Serina (Ser, S)
Cisteína (Cys, C)
Asparagina (Asn, N)
Glutamina (Gln, Q)
Tirosina (Tyr, Y)
Ácido aspártico (Asp, D)
Ácido glutámico (Glu, E)

* La clasificación puede variar según la especie.

El código genético es degenerado, lo que significa que puede haber más de un codón codificando para un mismo aminoácido. La mayor parte de esta degeneración se debe a variaciones en el tercer nucleótido de un codón. De los 20 aminoácidos clásicos, sólo dos (metionina y triptófano) están codificados por un sólo codón. En el extremo contrario, tres aminoácidos (leucina, serina y arginina) están codificados por seis codones cada uno. Los distintos codones que codifican para un mismo aminoácido se denominan codones sinónimos.

La existencia de codones sinónimos permite que que ciertas mutaciones puntuales (mutaciones silenciosas) carezcan de consecuencias para el organismo, al afectar a los nucleótidos no coincidentes de codones sinónimos. Por ejemplo, si en la secuencia del ARNm aparece un codón GCA, la mutación del tercer nucleótido (A) a cualquier otro (G, U, C), aunque altere de manera permanente la secuencia hereditaria (el gen) no tendrá consecuencias, dado que el nuevo codón seguirá codificando para el mismo aminoácido (alanina) y no se verá alterada la proteína final.

Tabla inversa del código genético

Código genético inverso